jueves, 20 de diciembre de 2007

Swap ...

Otra vez hablando del swap, me trae de cabeza, no tengo tiempo de crear cositas, y el intercambio tiene que estar la mayor parte creado por una misma, no? ... Pero el tiempo en estos días es escaso ... asi que esta tarde me he despedido de la Escuela de Idiomas hasta el próximo año, y me he dado una vuelta por las tiendas de la Calle Fuencarral, y he encontrado una tienda de productos japoneses ... y como la temática para Teresa es "Oriente" pues ahí me he metido. He salido con un pañuelo de Manekinekos, y un colgante para el móvil ... la verdad que me he fundido la mitad del presupuesto ... en dos tonterias, que no aparentan lo que ha sido, pero no importa ... le va a encantar!! ... Y después me he vuelto loca buscando al gato de la suerte, pero uno que tuviese la pata movil, porque lleva años detrás del dichoso gato ... (particularmente no me motiva en absoluto ... pero todo por hacer feliz a una amiga, jejeje).

Esto es lo que se dice en internet del minino

"
MANEKI NEKO, BUENA SUERTE Y FORTUNA




En diversos tamaños y materiales podemos encontrar este simpático gato, bien delante de establecimientos comerciales como restaurantes, bares, etc., estanterías en tiendas, casas, así como en llaveros y figuritas de mesa.
Se trata de un gato que tiene una de sus patas, generalmente la izquierda, levantada hasta la altura de su oreja, haciendo un gesto de llamada tal como hacen los japoneses, con la palma de la mano hacia delante y agitándola de arriba a abajo, al reves que los occidentales, y que en ocasiones tiene una moneda de oro en la otra pata.
En la mejor tradición de superstición popular, el Maneki neko es uno de tantos animales que tienen poder como talismán de la buena suerte, aunque su implantación en la galería de animales benefactores es relativamente reciente, en las postimerías del Periodo Edo, a finales del siglo pasado.
Suelen ser de color blanco, rojo y negro, aunque también es frecuente encontrarlos en negro, talismán contra malos espíritus, y en rojo, para alejar malos espíritus y enfermedades. Modernamente se ven gatos rosa, para atraer el amor, y dorados para atraer el dinero.
El origen de esta figura puede encontrarse en China, donde allá por el siglo noveno se decía que cuando un gato está lavando su cara hasta llegar con la pata a la oreja, es señal de que va a venir un huesped o invitado. Los que apoyan esta opinión dicen que un gato se muestra inquieto cuando una persona desconocida o que no es del grupo familiar al que el animal está acostumbrado está en las proximidades y que la inquietud del animal se refleja en el gesto automático de realizar la limpieza de su cara.
Otros afirman que el origen está en una historia real ocurrida durante el periodo Edo (1603-1868). Un gato, llamado Tama, en la puerta de un templo en Setagaya, en la zona oeste de Tokyo, que atravesaba dificultades económicas, durante una tormenta, hacía gestos con la pata a los transeuntes que pasaban invitándolos a entrar. Uno de estos transeuntes fue Naotaka Ii, señor de Hikone, que conmovido quizá por el gesto del gato, se convirtió en benefactor del templo. Otra versión apunta a qué en plena lluvia el caballero se refugiaba debajo de un árbol frondoso y que el gato no cesaba de hacer gestos con la pata desde el porche del templo. Curioso salió de su refugio y se acercó hacia el gato y en ese instante un rayo fulminó el árbol y todo lo que estaba a su alrededor. El señor de Hikone, interpretando que el gato había sido su salvador, se convirtió en benefactor del templo al que cambió su nombre, llamándose desde entonces Goutokuji.
Hay una tercera teoría: Hubo una vez un pescador que alimentaba con sobras a un gato callejero al que había tomado cariño. Un día el pescador cayó enfermo. No podía trabajar y se vió obligado a vagabundear. Hasta que el gato al que el pescador trató con tanta amabilidad, se presentó ante el llevando una moneda de oro en la boca, que sirvió para aliviar los sufrimientos del pescador y contribuir a su restablecimiento.

Tres ejemplos de Maneki neko. El que está a la izquierda de la imagen viste ropa tradicional de hombre. Este tipo se llama Hattatsu neko.
Una variante de esta leyenda apunta a una mujer muy pobre llamada Imado, que abandonó a su gato por pura imposibilidad de mantenerlo cuando ella misma no encontraba sustento para sí. En un sueño se apareció el animal dando instrucciones a la mujer para que modelase su figura en arcilla con lo que atraería buena suerte. La mujer así lo hizo un paseante vió la figura e insistió en comprársela. Tantas figuras hizo la mujer, tantos clientes surgieron como de la nada con ánimo de comprarlas. Así llegó a reunir una suma de dinero que alivió su vejez de la penuria.
Otras
fuentes apuntan a una cierta cortesana llamada Usugumo que vivía el distrito Yoshiwara de Tokyo que tenía un gato que salvó su vida al librarla de una serpiente que estaba escondida en la casa, sacrificando la suya propia.
En cualquier caso, en la actualidad el manekineko es un "amuleto" para atraer clientes al establecimiento donde se exhibe, lo que implica ganar dinero y a la postre, buena fortuna.
No todos los gatos tienen la pata izquierda levantada para llamar a los posibles clientes. Algunos alzan la derecha, lo que se interpreta como llamar a la buena fortuna. De todas maneras, si el cliente entra y gasta un dinero, el resultado es el mismo para el establecimiento.
Merece la pena la visita a una página en inglés dedicada al Maneki neko, con muchísima información y representaciones del gato a lo largo de la historia y en la actualidad. "